Huna | Blog

05 de octubre del 2014

¿Qué dicen los astros de los negocios?

Compartir
FacebookTwitterGoogle+


Desde siempre los astros se han constituido, para muchos, en un sistema de creencias complementario al primario (religión) que aporta una visión alternativa de los hechos pasados, presentes y futuros, y ayuda a comprender la complejidad de nuestra existencia y permanencia. Habitualmente es utilizada como guía personal para afrontar los desafíos de la vida cotidiana, en lo que respecta al trabajo, el amor, la salud y el dinero, sin embargo su potencial es aún mayor si ampliamos la perspectiva a sus predicciones más generales, como sociedad, agrupadas en las eras astrológicas.

Para la astrología, la repetición en el tiempo de una serie de posiciones por parte un astro o conjunto de ellos debería producir en un individuo o sociedad acontecimientos análogos a los sucedidos la última vez que se reprodujo tal fenómeno, siendo posible predecirlos. Es por eso que, en este marco predictivo, se propone una interpretación distinta o complementaria de los hechos, según una serie de cálculos. Si bien la creencia o no, en este sistema queda reservado para el lector a continuación expondré algunas ideas de la interpretación que la astrología hace de la era actual en términos de negocios y economía.

Según los expertos estamos entrando en la era* de Acuario, que será una época dorada, una edad del conocimiento, en la cual la humanidad se liberará gradualmente de las ataduras mentales y espirituales que ha sufrido durante cientos de años. Las personas estarán más receptivas y predispuestas a buscar, innovar y encontrar el gusto en la variedad, dejando de lado –paulatinamente- los prejuicios condicionantes de la experiencia humana. La empresa no podrá mantenerse al margen de estos cambios y será más exitosa cuándo mejor comprenda los factores críticos de éxito de esta era.

Al exponer los elementos salientes, de esta nueva forma de organización del trabajo, uno no puede dejar de reconocer que muchos de éstos son hoy una realidad, representados en un nuevo paradigma, expectativas de las nuevas generaciones o propuestas de las empresas de tecnología a sus empleados. Trabajo desde casa, flexibilidad horaria, equipos de trabajo interdisciplinarios y sala de juegos en la oficina, son ejemplos en este sentido.

Algunas de las características de las empresas acuarianas o del conocimiento son la flexibilidad, la transparencia en la gestión, el dinamismo y la construcción de planes de contingencias que garanticen la sustentabilidad en tiempos de crisis. La innovación es el elemento diferenciador y el que marca el pulso organizacional, estableciendo la agenda de los próximos desafíos. Aparecen nuevos modelos con base en la colaboración, la solidaridad y el trabajo en equipo, y una fuerte orientación hacia el desarrollo personal, y la consideración de la persona en todas sus dimensiones.

Propuestas como Wikipedia, una enciclopedia libre y editada colaborativamente, o los desarrollos de código abierto, software de base libre que cualquiera puede utilizar, son ejemplos concretos de la inteligencia de enjambre que propone Acuario, donde se comparte el conocimiento y se co-crean nuevos saberes.

El control y la jerarquía le cede lugar a la autonomía y a la delegación de tareas en equipos de trabajo comprometidos, creados para la consecución de objetivos concretos. Resulta claro para las personas cuáles son las variables sobre las que se tiene control y se puede ejercer influencia, y cuáles no. Esto mejora la eficiencia y la efectividad de los equipos de trabajo, que no derrochan energía en tratar de lograr ascendencia en los elementos externos, convirtiéndose así en especialistas de la contingencia y abandonando la ilusión del control. Ajustando el foco de la lente, aparecen nuevas y mejores formas de hacer las cosas y la innovación se convierte en un estilo de trabajo que valora la mejora continua.

Este contexto, entonces, favorecerá a aquellas empresas pequeñas y ágiles, que atiendan necesidades específicas de manera extraordinaria y que favorezcan su crecimiento natural propio y de la comunidad a la que sirven, con sus decisiones. Contribuyendo al desarrollo personal de sus colaboradores y compartiendo el valor creado, como fruto del esfuerzo compartido.

La ciencia ha dado muestras, en una infinidad de experimentos, que algunos de los principales motivadores de nuestra época se centran en la valoración humana, la comunicación genuina y la transparencia en la gestión, las empresas más osadas han llegado a mutar su sistema productivo para facilitar una mayor autonomía que impacte directamente en productividad de los empleados, logrando resultados asombrosos. Sólo restaba que, como dice el dicho popular “se alineen los planetas” para que, definitivamente,  le demos entidad a una nueva consciencia en los negocios.

 

*La era astrológica, es un periodo de tiempo que se corresponde con el desplazamiento en 30 grados de arco del eje terrestre debido al fenómeno de la precesión de los equinoccios, equivalentes a un mes del año platónico o ciclo equinoccial, es decir el período que tarda la precesión de la Tierra en dar una vuelta completa de 360° lo que ocurre en aproximadamente 25776 años. En otras palabras, es el período de tiempo durante el cual, el punto vernal cruza por una de las 12 constelaciones del zodiaco.

2 Comentarios

  • En esta era de Acuario, todo sale a la luz. Es el momento de extraer de nuestro interior los mejores valores, los mejores sentimientos, las mejores acciones. Todas las áreas de nuestra vida están involucradas en esto. Somos seres únicos, y a la vez, unidos al resto, porque nada esta separado. Somos una totalidad, un universo dentro del universo mayor. Por eso, lo que pienso, siento, hago, afecta a esa totalidad. Extraigamos la luz que mora en lo profundo de nuestro interior !!

Comentar