Huna | Blog

26 de marzo del 2015

Hacer negocios hoy: Una cuestión de paradigmas

Compartir
FacebookTwitterGoogle+


La era de la información no hace más que probar la flexibilidad de nuestras creencias.

Desde siempre, nuestra forma de entender el mundo, de percibir la realidad y dar respuestas en función de esa percepción, condicionó la forma de hacer negocios. Pero la complejidad de las variables que definen el escenario actual lo supera todo, e impacta de lleno sobre los resultados que podemos alcanzar. Suele pasar que estamos convencidos de la forma en la que “debemos hacer las cosas” pero, aún así, los resultados no aparecen o peor aún, lo que antes funcionaba -a la hora de hacer negocios- ya no lo hace más.

El paradigma que aceptamos define nuestros límites. Haciendo memoria, Colón desafió la creencia de que la tierra era plana y gobernada más allá de sus fronteras por la mitología y propició una revolución del conocimiento, expandiendo la frontera de las posibilidades. En nuestra vida cotidiana también están presentes los paradigmas, lo que deberíamos preguntarnos es si estos paradigmas son limitantes o habilitantes. Serán habilitantes aquellas creencias que estimulen la mejora continua, el aprendizaje como camino a la excelencia y la idea de que lo único constante es el cambio.

Ejercicio de auto-diagnóstico:

¿Cómo podría saber si el paradigma que sostiene mi negocio favorecerá la sustentabilidad del mismo? Con estos tres simples pasos, debemos:

1.     Identificar cuál es el conjunto de creencias sobre el cual desarrollo mi actividad, respondiendo: ¿Cuál es mi negocio? ¿Qué lo hace único?

2.     Analizar su procedencia y validez actual.

En caso de que su negocio no alcance los resultados que ud espera, continúe al siguiente paso:

3.     Desafiar el paradigma, expandir la visual y obtener más resultados. Podemos empezar respondiendo: ¿Porqué y para qué hago lo que hago?

Una nueva forma de hacer negocios está surgiendo, un nuevo paradigma de gestión que promete generar más y mejores resultados. A través de herramientas como el coaching, estrategias de RSE y esfuerzos orientados a la creación de valor compartido se crean infinitas oportunidades, que varias empresas modelo y líder en su rubro -como Aero, Anacleto y Madexa por ejemplo- ya han tomado.

La crisis intergeneracional, por la convivencia de tres o más generaciones en las empresas, ponen de manifiesto la importancia de alinear la forma de hacer negocios, capitalizando el aporte de cada una de las generaciones en la empresa. Pero antes, debemos tener en claro la respuesta a la pregunta: ¿Cuál es mi negocio?

1 Comentarios

Comentar